La experiencia del Erasmus+ realizada en Alemania

Por el profesor de los alumnos del CIP Virgen del Camino

Ciudad: Geldern ,North Rhein-Westphalia, Alemania.
Desde: 25/4/2018
Hasta: 13/5/2018
Personas en el intercambio: Cinco alumnos y un profesor.

Alumnado que ha participado: Iñaki Mendioroz, Gaizka Barburu, Jon Cardenas, Pablo Dorregaray y Ritxi Mirón

 

La experiencia Erasmus+ del profesor

Como tutor de nuestros 5 alumnos de Mantenimiento de Vehículos fue nuestro profesor José Ángel Chasco, que se muestra encantado con la experiencia: “es realmente motivante conocer otras formas de pensar y trabajar. Siempre es enriquecedor ver cómo se organizan en otros lugares, qué tipo de exámenes hacen, etc. Además, que nosotros tengamos interés por ver cómo hacen las cosas en Alemania, donde han creado marcas como Audi, BMW o Mercedes, es normal, pero otra de las grandes sorpresas ha sido descubrir el enorme interés de los alemanes por conocer nuestra forma de trabajar. Se mostraban igualmente ilusionados. La ilusión y el respeto que han mostrado por todo lo que hacemos o pensamos ha sido ejemplar y difícil de olvidar”. La imagen de la persona alemana puntual y recta que hace un trabajo de calidad sigue plenamente vigente, pero además nos hemos encontrado a personas alemanas alegres, deseosas de establecer contactos sociales, ilusionadas por compartir sus experiencias con nosotros y especialmente ilusionadas también, y según palabras de Andreas Boland, director de su centro, por la idea de que “son este tipo de experiencias las que nos ayudan a todos a sentirnos poco a poco parte de una misma Europa”.

Desde la misma salida de Pamplona los alumnos estaban especialmente motivados. De repente parecían conscientes de la oportunidad que se les presentaba. En el mismo aeropuerto se dieron cuenta de que atreverse a decir cuatro cosillas en inglés te permite hablar con todo el mundo. Y esa valentía para hablar también en el taller y para atreverse a utilizar lo que saben, les ha permitido aprovechar mucho mejor la experiencia.

Algunos apuntes tras la experiencia:

  1. Allí a los once o doce años, cuando acaban primaria, con cada clase hacen dos grupos: uno avanzado y otro normal, aunque esto les está creando cada vez más problemas porque todos los padres quieren que sus hijos estén en el mismo grupo. No obstante, más adelante todos tienen opciones para acceder a la universidad si estudian lo suficiente.
  2. La prácticamente totalidad de los alumnos alemanes es capaz de comunicarse en inglés.
  3. La formación profesional está mucho más valorada que aquí. Allí valoran mucho al buen profesional, a la persona que es capaz de arreglarte el coche o realizar reparaciones en casa con calidad y eficacia.
  4. Cada región de Alemania tiene capacidad para tener cierta autonomía educativa.
  5. Distribución de los estudiantes en Geldern:
    1. 50 por ciento eligen estudios que se imparten en el centro educativo.
    2. 50 por ciento eligen estudios de FP Dual, que consiste en pasar:
      1. Uno o dos días a la semana aprendiendo como aquí en el centro educativo.
      2. Tres o cuatro días a la semana trabajando en la empresa, que les paga entre 300 y 1000 euros al mes.
  6. Los cinco o seis estudiantes alemanes con los que comentamos el punto anterior se mostraban contentos con esta distribución de los días y estaban contentos de la oportunidad que tenían para asistir un día a la semana al instituto a aprender cosas que no podían aprender en los talleres.
  7. Un grado medio de FP dura entre 2,5 y 3,5 años.
  8. Cuando terminan la FP, el título se lo entrega la asociación de talleres, cuando superan el examen que les ha hecho la propia cámara o asociación de talleres.

Nuestros estudiantes han vuelto muy contentos. Dicen que allí trabajan más o menos como aquí, pero han visto cosas muy interesantes.

Resumiendo, la experiencia ha sido muy positiva. No solo hemos hecho contactos de trabajo para intercambiar exámenes y modos de evaluar, sino que también han surgido amistades y hemos conocido a personas excelentes, con algunas como Erich y Matthias hemos compartido ya comidas o cenas familiares. Dirk Van Vorst, el dueño de un taller, nos organizó un día una barbacoa espectacular, y allí estuvimos todos al terminar la jornada de trabajo, comiendo y pasándolo “como podíamos”.