Cerrando el curso 17/18

Cerrando el curso 17/18

Haciendo honor al apellido de nuestra FP, hemos concluido el segundo curso de nuestro Ciclo de manera ESPECIAL.

Y como no podía ser de otra manera, dándolo todo.

En primer lugar nos apuntamos a la grabación del programa de ETB “Atraparme si puedes”. Esto nos ha permitido conocer como espectadores en qué consiste la realización de un programa de televisión. Llenamos el plató de Miramón, en Donostia y seguimos las directrices del regidor que básicamente nos pedía aplaudir, aplaudir mucho, unos bailongos, algunos ahhhhhhhhs!!!! y otros ohhhhhhhhs!!!!. Ocupamos toda la mañana y asistimos a la grabación de tres programas emitidos los días 9, 10 y 16 de junio. Para disimular, a los protagonistas del programa les cambian de vestuario y a nosotros nos cambiaban de sitio. La visitas la realizas con el autobús y un bocata por cuenta de ETB. Es interesante, por si alguien  quiere probar.

 El plató de Atrápame

El plató de Atrápame

 Foto de familia con los concursantes que no con el presentador

Foto de familia con los concursantes que no con el presentador

Seguimos con el finiquito del curso como suele ser habitual. Ponemos el colofón a las actividades complementarias realizadas con otras FPEs con una paellada final. Es lo que tiene el compartir esas actividades con la FP Burlada y su Ciclo de cocina. Ante la amenaza de cierta pluviómetría decidimos cambiar el escenario del evento y nos refugiamos en el polideportivo de nuestro Centro. Eso nos permitió realizar juegos mientras se cocinaba el arroz y contar con la inestimable adhesión del equipo directivo al completo para asegurarse que lo que come nuestro alumnado es de calidad.

 Dando la cara.

Dando la cara.

 No hay como tener un cocinero saleroso.

No hay como tener un cocinero saleroso.

Aunque en el tiempo este evento tuvo lugar al día siguiente de volver de lo verde, lo contamos antes pues no deja de ser la culminación a mucho trabajo previo. El 14 de junio, Día del Donante de sangre, se presentó en rueda de prensa en el salón de actos de la antigua tocaya nuestra (Residencia Virgen del Camino) el vídeo realizado por el alumnado de la ESTNA en colaboración con ADONA. La canción pertenece a Carlos Baute que autorizó su transformación en una llamada a la donación por parte de nuestros compas sanitarios. Y ahí nos tuvieron, como no, para participar como figurantes activos.

Sería bueno que lo vieseis, lo compartieseis y os convencieseis de que hay que donar.

Durmiendo con neopreno

Y para remate requeterremate, tres días en los alrededores de Bertiz, en lo que llaman Semana Verde que son tres días. Del 11 al 13 de junio, alojados en el Albergue de Legasa y compartiendo actividades con las FPEs de Agraria y Educadores Sociales, fuimos a darlo todo como suele ser nuestra costumbre. Los vaticinios del tiempo no eran buenos y se cumplieron con creces. Salvo el lunes que apenas llovió, el resto fue un noparar de agua por todos los lados. Hubo quien durmió con el neopreno por si había que salir por la noche a navegar.

Según llegamos nos prepararon para nuestra primera incursión en el Bidasoa. Monitores muy profesionales del grupo BKZ que te enseñan a desenvolverte en la lancha neumática, bajando el río desde Bertiz a Legasa. Una primera toma de contacto agradable y sencilla. Lo que viene a ser un rafting para principiantes. En el impás del mediodía, el alumnado recibió un serio correctivo baloncestístico por parte del profesorado del que, lamentablemente, no ha quedado constancia gráfica.

A la tarde nos citaron en el molino de la regata de Beartzun, cerca de Elizondo, para realizar un taller de talos. Y aunque pueda parecer extraño, tras zamparnos a cada dos por cabeza, nadie se borro de la cena.

Dejamos una noche despejada pero amanecimos con el diluvio sobre nuestras cabezas. Pero en lugar de “aguarnos” la jornada nos permitió realizar un nuevo rafting, esta vez en plan profesional. El río bajaba rojo colorado y a tope (al día siguiente fue noticia de prensa). Y nuestra pandilla de expertos nos llevaron hasta cerca de Lecaroz para descender desde allí. Para los incultos y para Google Maps, les informamos que bajamos dos ríos en uno. Hasta Oronoz-Mugaire es el Baztán, un poco más estrecho y por lo tanto más bravo. Cuando recibe las aguas que bajan de Belate (de Pamplona, como dicen allí) se transforma en el Bidasoa hasta dar a parar en el Cantábrico. Indescriptible descenso. Hay por ahí un vídeo mal grabado con la nueva cámara pro del Centro que da fe de ello.

La jornada de la tarde transcurrió entre las tirolinas del Baztán Abenture Park. Un vuelo húmedo y con neopreno pues seguía cayendo a mala idea. Tras la cena pusimos nuestras caderas en movimiento en la disco improvisada del Albergue. Dice la leyenda que hubo quien  durmió un par de horas esa noche.

Por la mañana del miércoles, no voy a insistir en la cantidad de agua que seguía desalojando del cielo, bueno sí, insisto, mucha agua. Pero nuestro equipo a lo nuestro. A subir por los árboles en la instalación que el Parque tiene en Bertiz, frente a Legasa.

Como no nos dejamos a ningún alumno nadando en el río ni a ninguna alumna entre las ramas, pudimos volver a nuestras respectivas casas con bien y después de haber disfrutado mucho, pero mucho, mucho. Que no se enteré el equipo directivo, que querrá venir la próxima vez.

Pasen buen verano.